AndresRivero.com

Revista Internética
Fundada en el 2002

Febrero de 2016

©2016



CONTENIDO

Comentarios

América en 4 Ruedas

Library Information
(in English)

Opiniones

Más de América

La Gorda (Cuento)

El Vuelo (Cuento)

Mambo que Rico el Mambo


Libros en Español

Bienvenido



postalia@andresrivero.com






OBSEQUIE
De Patria, Amor y Libertad
Colección de artículos periodísticos de
Andrés Rivero

(clic sobre el libro)






REGALE

Historia de una noble (pero no aristócrata) familia cubana en un país mejor 
(clic sobre el libro)





COMPRE
Product Details
Colección de cuentos costumbristas
(clic sobre el libro)





ORDENE

CUBA 1959
 La novela cubana más original  y creativa de los últimos 57 años
(clic sobre el libro)





ARRIBA

ANDRESRIVERO.COM

Comentarios...

Homenaje a José Martí, Apóstol de la República Cubana, 
libre hasta mil novecientos cincuenta y nueve

UN VIAJE CORTO Y LARGO (1853-1895)

Cuando aquella tibia mañana, Martí --cabalgando ufano, por primera vez libre en tierra esclava-- pensó en su vida efímera, creyó que había arado en el mar. Cuba seguía en cadenas. A pesar del arrojo. A pesar del martirio.Resultado de imagen para jose marti photos

La Fernandina: descubierto, vencido, rumiaba su frustración por aquellas calles frías de la Florida invernal. Armas confiscadas, todo perdido; después del sacrificio, de rogar monedas a manos pobres, encallecidas, amarillentas. Tanto pregonar, tanto convencer. Por nada. A empezar de nuevo. ¿Se podría empezar una vez más? Causa de patria irredenta que no tenía final. Los sauces lastimeros lo abrumaban. Las inclinadas calles de la escasa ciudad parecían nimias. Aquí nada se empinaba al cielo. Por largo rato meditó zaherido en el patio galano del humilde hotel, cabizbajo, triste, anegado en lágrimas acibaradas que no podía contener. 

Cuba en el alma. Su gran amor. Sublime obsesión. De amante obseso. La esposa influyente, el regreso mediatizado, el sonreir afable, el callar, el acatar sin poder aceptar. La isla sería autónoma, pero no libre. España, su madrastra. De tutela benigna. Sin excesos, de indulgencia recelosa. Cabeza de rey. Religión única. Una voz que hable mil voces. Libertad sin independencia. Tal vez luego, en la mayoría de edad, en la calma del ímpetu o en la madurez del ideal, se fundirían padres e hijos en una sola nacionalidad, una mancomunidad, aborto de la perfidia inglesa. Calle el cubano, serene sus pasiones, escriba sobre arte y cantos y primores y deje que la espada se empine más alto que la palabra. Calle el hombre libre que nació a destiempo. Calle el hombre libre si quiere pensar. Calle el hombre libre sin libertad.

Nueva York fue cruel. Sólo el amor prohibido, furtivo, intenso, lo mantuvo cuerdo. Calor de vida. Dique a la soledad, a la desilusión. Con capa raída y cabeza desnuda al frío y la nieve, escudriñó cuanto rincón tenía la ciudad en pos de la ayuda indispensable, la ayuda vital. Cuba siempre en su mente, en su corazón. Independencia. Los artículos periodísticos, la palabra enardecida, el peregrinar: Chicago, Filadelfia, Washington, Tampa, Cayo Hueso. La causa sagrada. La guerra necesaria.

Venezuela fue polvo en el camino. Demasiado acosada por sus propios problemas. Sólo la imagen luminosa, soberbia del caudillo --espada en alto-- cabalgando por las cumbres andinas en son de libertad, le trazaba la ruta a seguir. Si Cuba pudiese. México negociaba con el español, con el francés, con el yanqui, con quien fuera mejor postor, ignorando a Morelos, ignorando a Juárez. Guatemala le sonrío pícara. Fue cortés y nada más. Le laceró el alma. Mucho quiso, poco hizo.

Madrid fue noble. Capital de imperio con alma bohemia. De rebeldías tumultuosas. De ardentía humana. Ciudad de extremos, de colores radiantes, de memoria escasa, de egoísmos abismales, de pasión sin control. Reto al nuevo abogado, al jóven soñador y su vehemencia inflamatoria. Amigos, simpatizantes, partidarios. Todo el tiempo en planes secretos, en reuniones conspirativas, ante puertas que se abrían y cerraban con el mismo capricho, en buscar voces aliadas, firmes, potentes. Cuba primero. Primero su libertad. Inquietante
zozobra. Angustia infinita.

Una noche tormentosa de asfixias y palpitaciones, de insomnio, de pensamientos lacerantes, de sombrajos grotescos, de todas las dolencias del cuerpo, se tocó el tobillo aún sensible, por siempre estigmatizado y se sintió otra vez niño, imberbe, flacucho, débil, rajando las ásperas canteras de mármol y escribió poemas frescos y habló discursos fogosos y dolió ausencia de padres y hermanas, la soledad del hombre temprano, el terror de futuro, el saber que se va, pero no se regresa. El espanto de no tener patria. De nunca reir satisfecho, de siempre temer a la irrealidad de ser nada, de ser nadie en un ocaso total. Durmió algo, pero bien temprano en la mañana se tocó la frente febril, se vio volar alto con alas de mariposa herida, se deslumbró ante el bello cielo cubano teñido intensamente de añil y sintió campanas repicando libertad. Libertad.

Miró al Angel. Asintió. Vio nubes bajas, cargadas de inciertos. La tierna brisa de los ríos le acarició el rostro, le humedeció los ojos. Sonrió ancho. Se acordó del modesto hogar de Paula, de la madre buena, de Blanca y de Rosa y se reafirmó que cuando al peso de la cruz /el hombre a morir resuelve / sale a hacer bien, lo hace y vuelve / como de un baño de luz y cuando sintió el impacto de la bala decisiva, se dio cuenta que el trecho de cuarenta y dos años no había sido tan corto después de todo.

© Andrés Rivero
De Patria, Amor y Libertad

    Comentarios     América en 4 Ruedas     Library Information (in English)      Opiniones      
Más de América
      La Gorda     El Vuelo      Mambo     Libros En Español      Bienvenido    

final de esta página

ARRIBA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hit Counter

ARRIBA